Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Country Music
por josefito Sáb 18 Feb 2017, 10:44

» ¿QUÉ ESTÁS ESCUCHANDO AHORA?
por josefito Sáb 04 Feb 2017, 10:26

» Recopilación de fechas de la agenda de Virginia Maestro
por Foster Jue 02 Feb 2017, 19:40

» Virginia Maestro en la red
por Encantada Mar 31 Ene 2017, 01:44

» CANCIONES INÉDITAS
por SEXYROBOT Lun 23 Ene 2017, 18:55


Música clásica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Música clásica

Mensaje  Boudicca el Jue 03 Mar 2011, 05:17

He aquí el espacio para toda la música clásica. En este post tiene cabida comentar sobre vuestros compositores favoritos; obras, óperas, ballets, curiosidades sobre compositores, artículos y esas cosas I love you
Ya sabéis de que va la cosa, así que voilà, empiezo:
No domino técnicas ni sé distinguir un Fa sobreagudo, pero lo mío con la música clásica es casi enfermizo.
Podría decirse que mis compositores favoritos están entre Tchaikovsky y Bach. Del rusito amo completamente el ballet de El Lago de los cisnes, sin olvidarme de su maravilloso Cascanueces.

Debo añadir en este hilo a Camille Saint-Saëns, un compositor francés romántico. La Danza Macabra, la amo totalmente y por mucho que la escuche no deja de ponérseme la piel de gallina.



También me gusta mucho Le Cygne.

Con Mozart me pasa que de él lo que más me gustan son las óperas y el Réquiem, precisamente. La flauta mágica (Die Zauberflöte, en alemán) es una de mis óperas favoritas. El aria de la Reina de la Noche es muy grande, aunque esté muy manida hoy en día y tal, pero con la voz de Edda Moser, Cristina Deutekom o Lucia Popp, que no se cargan el Fa sobreagudo es I love you







Hace unos días me dio por escuchar a sopranos viejunas (qué manera tan delicada de cantar, da gusto <3). Me encantó Frieda Hempel:



El Clasicismo es lo que tiene, a mí al menos me aburre un poco, creo que lo anterior (Bach) y lo de después era más interesante xD

Por hoy ya está bien. Mañana más y mejor (?). No dudéis en participar, cualquier aporte se agradece.

Boudicca
Padawan
Padawan

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Música clásica

Mensaje  RubyWoo el Jue 03 Mar 2011, 17:05

Pues la primera canción que hubiera puesto en un post así ya la has puesto tú misma (la danza macabra, que también me fascina) así que vamos a cambiar de tercio con el aria "Vesti la giubba" de la ópera Pagliacci. A pesar de que prefiero estos temas en voces femeninas, esta canción me parece, con diferencia, una de las más bellos y desoladoras de la historia de la música.

Os dejo con la canción de ese payaso que, con el corazón hecho trizas, debe continuar riendo y actuando para deleite de su audiencia.


¡Actuar! ¡Mientras preso del delirio,
no sé ya lo que digo
ni lo que hago!
Y sin embargo, es necesario... ¡esfuérzate!
¡Bah! ¿Acaso eres tú un hombre?
¡Tú eres payaso!

RubyWoo
Master
Master

Mensajes : 1122
Fecha de inscripción : 25/01/2011
Edad : 32
Localización : The Moon

Volver arriba Ir abajo

Re: Música clásica

Mensaje  sugus el Jue 03 Mar 2011, 17:27

¿Los Beatles se considera música clásica?

sugus
Experto
Experto

Mensajes : 257
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Edad : 29
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Música clásica

Mensaje  Ijon Tichy el Jue 03 Mar 2011, 23:13

El aria Lascia ch'io pianga de la ópera Rinaldo de Händel en versión de la maravillosa soprano canadiense Suzie LeBlanc:


Ijon Tichy
Jedi
Jedi

Mensajes : 766
Fecha de inscripción : 25/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Música clásica

Mensaje  Boudicca el Miér 09 Mar 2011, 18:54

Vesti la giubba es un must have en cualquier lista de canciones bonitas y bajoneras I love you Sólo esta enorme canción podía ser cantada por Pavarotti y eso es la gloria. Riéte tú de las cataratas del Niágara...
Un día de estos pondré varias cositas de Pavarotti y más voces masculinas que me fascinan dentro del mundo de la ópera.

Hace tiempo, en un blog, pude ver un montón de anécdotas operísticas. Otras las recopilé de varios libros y tal. Os las copio tal cual, por si os interesan y así os entretenéis un poco. Lo dejo en Spoiler para mayor comodidad:

Spoiler:
Anecdotas operísticas: La broma macabra de Rossini.
Edmond Michotte cita el siguiente diálogo entre Rossini y Wagner:

Rossini: Después de la muerte de Mozart, se ha sugerido que Salieri lo asesinó por razones profesionales utilizando un veneno de acción lenta.
Wagner: Ese rumor aún corría por Viena en mis tiempos.
Rossini: Un día le dije a Salieri lo siguiente, en son de broma: "Beethoven ha tenido suerte, ya que su instinto de supervivencia lo llevó a evitar cenar con usted. De otra forma pudo haberlo enviado al otro mundo, como hizo con Mozart". Salieri replicó, inmutable: "¿Tengo yo aspecto de envenenador?"

- "Así como suena", de Lawrence Lindt.
- Anecdotas operísticas: Verdi y el organillero.

Estando Giuseppe Verdi hospedado en un hotel, al despertarse escuchó desde la habitación su conocido ”Va pensiero” (el coro de los esclavos de la ópera Nabucco) interpretada por un organillo callejero y cuyo organillero la ejecutaba dándole vueltas a la manivela con una desidia espantosa, por cuyo motivo la música sonaba de una manera descompasada e intermitente. El Sr. Verdi, al salir del hotel fue directamente al organillero para enmendare con la velocidad que debía interpretar dicha composición. Al día siguiente volvió a escuchar la misma pieza, pero esta vez de una manera perfecta. Al volver a salir del hotel se fue directamente al organillero para darle el beneplácito por la buena interpretación y cuál no sería su asombro al ver que encima del organillo había un rótulo en el que ponía “DISCÍPULO DE VERDI”.

- Vía blog de Irina Capriles
Anecdotas operísticas: Adelina Patti.

Adelina Patti, conocida en su tiempo como La Reina de la Canción, era célebre por sabotear a sus rivales en la escena. Cierta vez , durante una representación, miró fijamente a otra soprano, con fingido horror. "¿Qué ocurre?", susurró la otra. "¡Se te cayeron las pestañas postizas derechas!", contestó la Patti. La otra soprano, dando la espalda al público, desprendió las pestañas postizas izquierdas para quedar igual. Pero no había ocurrido nada con las derechas, de modo que nuestra soprano siguió y terminó la representación con una cara asimétrica.

- "Opera para dummies", de David Pogue y Scott Speck.
Anecdotas operísticas: Pippo y "la familia."

Giuseppe Di Stefano era un maestro en el arte de esquivar los ensayos. Cuando puse en escena Carmen en Chicago permaneció en la cantina del teatro sin que nadie se atreviera a buscarlo: estaba comiendo con el más famoso "gangster" de la ciudad que, además, le hizo un gran favor. En efecto. La reina Isabel II que acababa de visitar Canadá, llegó a Chicago y hubo que improvisar un concierto en el Lyric Theater. A último minuto la embajada inglesa informó que, de acuerdo con el protocolo, el tenor debía presentarse de frac. Por supuesto un artista en gira no tiene la costumbre de llevar traje de etiqueta y todos nos preguntamos cómo haría Pippo para conseguir uno, si todos los negocios estaban cerrados. Sin embargo, cuando la reina tomó su lugar en el palco, Di Stefano se presentó en escena con un elegante frac que le sentaba admirablemente. A la mañana siguiente leímos en los diarios un curioso hecho: en una gran tienda y en el departamente de trajes de etiqueta se había cometido un robo con rotura de vidrios. En el lugar y acompañado por un cheque cubriendo los gastos de los destrozos y del frac se halló una tarjeta de visita de Giuseppe Di Stefano. El adorable Pippo con mucha gracia nos recordaba sus orígenes sicilianos por intermedio de su amigo de la cantina.


- Margarita Wallmann en su autobiografía "Balcones del Cielo"
Anecdotas operísticas: Rossini y Mayerbeer.

Gioachino Rossini:
Rossini y un amigo cantante paseando por París. Durante el paseo se encuentran con Meyerbeer y tras un amistoso saludo, Meyerbeer pregunta: "¿Qué tal se encuentra, maestro?". A lo que Rossini responde: "Siendo sinceros me encuentro mal. Este mundo ya no me motiva y estoy pensando muy seriamente en abandonar mi carrera". Meyerbeer, afligido, lo anima y se marcha con una sonrisa en la boca.

Giacomo Meyerbeer:
Una vez que Meyerbeer se hubo alejado, el cantante le dice al compositor: "Pero bueno, no tenía ni idea de que te encontrabas tan mal. ¿Por qué no me lo has dicho?". A lo que Rossini responde: "¡Qué va! ¡Si yo me encuentro perfectamente! Pero si no le hubiera dicho a Meyerbeer que iba a retirarme se hubiera ido con un enfado de narices".

-Vía foro "La tertulia del Foyer"
Anecdotas operísticas: Pavarotti.

* Su dietólogo y amigo, Andrea Strata, contaba su misión imposible: «Él se hacía sus diagnósticos y había que confirmárselos...». Loco por la lasaña, los tagliatellete, los tortellini, Pavarotti odiaba la gimnasia y no permitía que nadie mirara cuando se pesaba.

* Su esposa Adua no tardó en definirlo como “una personalidad complicada” que “piensa en sí mismo como una máquina perfectamente en control”. Constantemente se tomaba la presión sanguínea y ésta manía por su estado físico lo llevaba a tomarle el pulso a los que anduvieran cerca. Esclavo de la rutina, Pavarotti frecuentaba los mismos lugares conocidos y en los viajes gustaba dormir en los mismos hoteles. Poseía una gran necesidad de hacer amigos y recibía al público en su camerino con generosidad. En cada presentación perdía hasta cuatro kilos de peso, que recuperaba rápidamente con cenas pantagruélicas donde evitaba el vino, o lo mezclaba (de preferencia, lambrusco) con agua mineral.

* La habilidad del tenor por detectar a las muchachas bellas entre el público, le valió el apodo de Pasionaria. Y sin embargo, algunas frases célebres acudían a su imaginación en el momento preciso, como la que abre su portal en internet: “Pienso que una vida por la música es una vida que pasa hermosamente y a ella me he dedicado.”

* Nadie duda de que Lucciano Pavarotti es uno de los grandes tenores del siglo XX pero pocos conocían hasta hace poco tiempo (1.997) que !no sabe música!. Así como suena. Es incapaz de leer una partitura. "Ya soy demasiado viejo para aprender...", dijo en una entrevista, con su inseparable pañuelo blanco. Y cómo lo hace, preguntaréis. Pues tiene establecido un sistema de símbolos y líneas de colores ascendentes y descendentes que indican la evolución de la melodía, que le sirve como recordatorio a la hora de interpretar. Algo así como la notación pneumática del gregoriano.

* El 24 de febrero de 1968, el telón del la Deutsche Oper de Berlín se alzó 165 veces consecutivas para que el tenor Luciano Pavarotti recibiera los aplausos del público, que duraron 1 hora y 7 minutos, tras su interpretación del papel de Nemorino en la ópera L'elissir d'amore, de Gaetano Donizetti.

Anecdotas operísticas: Mozart, el rápido.
Son legendarias las historias sobre la rapidez de Mozart para escribir música. Por ejemplo, cierta vez que un mendigo se le acercó en la calle y no llevaba consigo su cartera, sacó de repente una hoja de papel y escribió en un par de minutos una composición nueva, se la dio al mendigo, y lo envió donde un editor de música, quién la compró en el acto.

- "Opera para dummies", de David Pogue y Scott Speck
Anecdotas operísticas: Por error.

Giacomo Puccini y Arturo Toscanini:
Como quizás muchos ya sepáis, en Italia, llegada la Navidad, es costumbre intercambiar con amigos y/o familiares un dulce típico llamado panettone. Pues bien, cuando, en cierto año en que Puccini y Toscanini se hallaban en uno de sus típicos y feroces enfrentamientos, llegaron esas fechas entrañables y Puccini dio la orden a su servicio de que enviaran los panetones a las direcciones de costumbre, entre las que se hallaba la del colérico director.

Al darse cuenta Puccini del error -el panetone ya había sido enviado- mandó un telegrama a Toscanini que venía a decir "PANETONE ENVIADO POR ERROR" ¿Sabéis cuál fue la genial respuesta de Toscanini? "PANETONE COMIDO POR ERROR"

- Vía web La Ópera.
Anecdotas operísticas: Victor de Sabata tenía mejor vista.

Victor de Sabata:
Durante los primeros ensayos de I vispri siciliani en la Scala de Milán, el de orquesta Victor de Sabata quiso imponer su criterio al de Maria Callas en un determinado pasaje de la ópera. De Sabata detuvo a la orquesta y le dijo en tono imperioso a la diva: "Señora Callas, míreme usted."

Maria Callas:
Sin inmutarse lo más mínimo, la Callas respondió con una sonrisa: "No, maestro, míreme usted a mí: su vista es mejor que la mía."

- “Sotto voce: Una historia insólita de la ópera”, de Roger Alier.
Anecdotas operísticas: Wagner y el número de la mala suerte.

Presentamos ahora un bocado interesante para los numerólogos: toda la vida de Wagner parece haber estado dominada por el número 13.

Por ejemplo, el nombre Richard Wagner tiene 13 letras. Wagner nació en 1813 (estos dígitos suman también 13), y permaneció exiliado de Alemania durante 13 años.
Su ópera Tannhäuser se estrenó un 13 de abril, y su desastrosa primera representación en París tuvo lugar el 13 de marzo, mientras que el estreno del ciclo completo de El anillo del nibelungo se inició un 13 de agosto.

Wagner escibió 13 óperas. Murió el 13 de febrero, en el año 13 del nuevo gobierno alemán.

- "Opera para dummies", de David Pogue y Scott Speck.
Anecdotas operísticas: El fraude de las entradas de 1895.

La ópera Fausto introdujo a Charles Gounod en el mundo de los amantes de la ópera, pero hubiera permanecido en la sombra de no ser por el ingenio de un empresario intrigante.
Pocos días antes del estreno de la nueva ópera, las entradas seguian sin venderse. Sólo unas sillas habían sido vendidas para un total de cuatro representaciones, de suerte que el empresario tomó cartas en el asunto: regaló las entradas restantes para las tres primeras representaciones a gente que vivía fuera de la ciudad, y luego publicó un anuncio en la prensa local en la cual se decía que las entradas para las tres primeras representaciones estaban agotadas.
Preguntándose a qué se debía toda esa alharaca, el público curioso se arrebató todas las entradas para la cuarta representación. Al final de la ora el público enloqueció, convencido de que había asistido al mayor espectáculo del mundo. Gounod fue llamado al proscenio repetidas veces, y la ópera se mantuvo en cartel muchas noches consecutivas porque toda la ciudad decía que quería ir a verla.

- "Opera para dummies", de David Pogue y Scott Speck.
Anecdotas operísticas: Strauss y su libretista.

Richard Strauss:
Richard Strauss y su libretista, Hugo von Hofmannsthal, tuvieron una relación difícil.
Aunque trabajaron juntos durante 23 años, y a menudo vivieron a una hora de camino, se encontraron raras veces. En su correspondencia de casi tres décadas, Strauss y Hofmannsthal nunca se llamaron por sus nombres de pila.

Hugo von Hofmannsthal:
Ambos eran brillantes pero susceptibles; muchas veces uno de los dos amenazaría con retirarse del proyecto, y el otro se vería obligado a fanfarronear o a suavizarse, en respuesta. En su correspondencia abundan frases desagradables, en los tradicionales remilgos: "Esto me parece odioso, si me perdona la franqueza...", "La culpa es toda suya". "Sus ideas son un disparate... destilan necedad... de verdad horrible. Espero que se encuentre bien."

A presar de todas las disputas, su colaboración engendró algunas óperas maravillosas, entre las que figuran Elektra, Der Rosenkavalier (El caballero de la rosa) y Adriadne auf Naxos (Ariadna y Naxos).

- "Opera para dummies", de David Pogue y Scott Speck.
Anecdotas operisticas: Di Stefano y las banderas en Andrea Chenier.

Giuseppe Di Stefano, en una la ópera Andrea Chenier. Por lo visto, el escenario estaba lleno de banderas, que le molestaban para cantar (o para ver al director), y preguntó quién había tenido la idea de meter todas esas banderas ahí. La directora de escena le dijo: "Yo", y él le dijo que "se metiera las banderas por el culo."
Al cabo de unos años, se volvieron a encontrar en otra producción de otra obra. Ella le trataba con gran frialdad, tanta que, al final, él le preguntó si tenía algún problema. Ella le contestó: "Hace 10 años, vd. me dijo que me metiera las banderas de Andrea Chenier por el culo.", a lo que él respondió: "Bueno, pero después de 10 años ya se las podría haber quitado ¿no?"

- Vía foro "La tertulia del Foyer"
Anecdotas operísticas: Reloj a prueba de rabietas.

El director Arturo Toscanini tenía fama de poseer un carácter irascible. Los puñetazos sobre el atril, las patadas a las sillas cercanas, las roturas de batutas, e incluso sus golpes contra las paredes cercanas, eran famosos. Los músicos de su orquesta (en Nueva York la radiofónica de la NBC) le tenían pánico, a pesar de que estaban sobradamente convencidos de su valía, e incluso le estimaban como persona... fuera de la sala de audiciones.
En una ocasión señalada decidieron regalarle un reloj de pulsera... de acero. En el se hallaban grabadas las palabras "Para los ensayos."

- “Sotto voce: Una historia insólita de la ópera”, de Roger Alier.
Anecdotas operísticas: Un fiasco célebre.

Pocos estrenos operísticos han sido fracasos tan sonados como el de Tannhäuser de Wagner en París. Y sin embargo, pocos estrenos se habían mostrado al comienzo tan prometedores.
Wagner había llegado a París en busca del éxito, pero allí, como en todas partes, éste le había sido esquivo. Después de media vida de fracasos y la ruina financiera, lleno de alegría, fue sorprendido por la noticia de que Napoleón III había ordenado a la Gran Ópera de París montar su ópera Tannhäuser. Wagner vio en esta circunstancia la gran oportunidad: uno de los principales teatros de ópera, una orquesta de primera clase y un cheque en blanco para la escenografía, el vestuario y la puesta en escena.

El único problema era una de la convenciones parisinas. Nadie recordaba desde hacía cuánto tiempo todos los espectáculos presentados en la Ópera de París debían de ofrecer un ballet a mitad del segundo acto, tan cerca de las 10 p.m. como fuera posible. ¿Cuál era la razón? La clase alta y particularmente exclusiva de esnobs operisticos, que se llamaban a si mismo el Jockey Club, disfrutaba observando a las bailarinas. En las noches de ópera, cenaban en un restaurante de lujo, se tomaban su tiempo en el postre y luego, pausadamente, se dirigían a la Ópera, a donde llegaban hacia las diez, y esperaban que el ballet comenzara en ese momento.
Wagner, siendo Wagner, rechazó esa costumbre. El director de la Ópera estaba furioso. Era imposible, afirmaba, que cualquier ópera tuviera éxito sin un ballet en el segundo acto. Simplemente, el Jockey Club no lo permitiría.
Wagner pensó: "Bueno, está ópera podría llevar un ballet, al comienzo", así que para la representación de París, emocionado con la idea de que el Jockey Club se lo perdería por completo, añadió un ballet en el primer acto.
Furiosos por haber sido fastidiados, los miembros del Jockey Club se las arreglaron para que el estreno fuera un fracaso. Entraron a la hora señalada, haciendo tanto ruido como podían, y procedieron a abuchear toda la obra. Los wagnerianos del público intentaron defender a su maestra, sin suerte. Al cabo de un rato todo el mundo estaba abucheando, silbando, dando alaridos, riendo y arrojando cosas.

Con todo, muchos miembros de la audiencia quedaron impresionados por la ópera. A la segunda noche, con un público más numeroso y lleno de curiosidad, los del Jockey Club debíuan mostrarse más creativos: llegaron provistos de silbatos que hicieron sonar durante el espectáculo. La tercera noche fue similar, pero para entonces Wagner ya había tenido suficiente. Aunque la ópera había comenzado a mostrar cierto vigor para resistir [después de todo, se necesitaba mucho para sobrevivir al Jockey Club], ordenó retirarla.
Wagner no volvería a oír una ejecución de Tannhäuser en más de 30 años.

- "Opera para dummies", de David Pogue y Scott Speck.
He aquí algunas de las citas sobre Wagner:

* "Si escucho Wagner más de media hora seguida me entran ganas de invadir Polonia..." [Woody Allen en "Misterioso Asesinato en Manhattan"]
* "Wagner está evidentemente loco." [Hector Berlioz]
* "Wagner tiene buenos momentos, pero también tiene cuartos de hora horribles." [Gioacocchino Rossini]
* "Adoro a Wagner... pero me gusta más todavía el sonido que produce un gato que cuelga en la parte de afuera de una ventana por la cola, y trata de aferrarse al vidrio con las uñas." [Charles Baudelaire]


- Anecdotas operísticas: Toscanini y Fleta, un conflicto musical.

Arturo Toscanini:
Cuando el tenor Miguel Fleta se hallaba en la cúspide de su fama, fue contratado para cantar Tosca en el Teatro de la Scala de Milán, feudo del tremendo director de orquesta Arturo Toscanini. Durante los ensayos, Toscanini le recriminó al cantante que añadiera notas y alargara por su cuenta las notas finales de lamosa aria "E lucevan la stelle", con las que el tenor siempre obtenía el más absoluto consenso del público. Toscanini exigía fidelidad a la partitura, pero Fleta se negó a obedecerle, de modo que el día de la primera función Toscanini le advirtió de que se negaría a dirigir el aria de esa manera.

Miguel Fleta:
Fleta buscó un director sustituto para ese fragmento y, en efecto, Toscanini se apeó del podio y Fleta cantó "E lucevan la stelle" como él quería. El éxito fue tan arrebatador que el tenor acabó concediendo el bis. Toscanini, entonces, convencido del éxito, se disponía a dirigir dicho bis, pero Fleta le exigió que, igual que había hecho la primera vez, cediera el puesto al maestro sustituto.

-“Sotto voce: Una historia insólita de la ópera”, de Roger Alier
Anecdotas operísticas: El adelgazamiento de la Callas.

Al empezar su carrera, Maria Callas era lo que podríamos llamar una soprano robusta, más bien "entrada en carnes". Tras haber cantado La Gioconda, en diciembre de 1952, empezó a perder peso; cuando emprendió su Don Carlo en la Scala, en junio de 1954, había adelgazado 28 kilos, que nunca volvió a recuperar.
Se han dicho muchas tonterías en torno a la perdida de peso de la Callas, entre otras que ese adelgazamiento arruinó su voz. Esto es totalmente falso, como acreditan sus grabaciones de los restantes años de la década de 1950; es sólo al inicio de la de 1960 cuando su voz se va arruinando rápidamente.

También se ha dicho, y lo recogemos sólo como anécdota de difícil verificación, que se metodo para adelgazar consistió en tragarse una tenia o "solitaria", hasta que consideró que su peso era el adecuado.

- “Sotto voce: Una historia insólita de la ópera”, de Roger Alier.
- Anécdotas operísticas: Händel, empresario irascible.

En su fatigosa labor como empresario teatral, Händel tuvo que enfrentarse en más de una ocasión con algunos cantantes y sus caprichos.. En un momento dado, la prima donna Francersca Cuzzoni rechazó un aria en la que el compositor-empresario se había esmerado de modo especial. La actitud caprichosa de la soprano motivó que el fornido e irascible Händel la tomara en brazos, y, abriendo una ventana, amenazara con arrojarla al vacío. Ante semejante dilema, parece que la Cuzzioni decidió cantar el aria, después de todo.

-"Sotto voce: Una historia insólita de la ópera", de Roger Alier.
-Anécdotas operísticas: Pelea entre divas.

Georg Friedrich Händel

En 1727, y para animar el panorama operístico londinense, Händel había cometido el error de juntar en una misma representación a la tremenda Francesca Cuzzoni con la no menos tremenda Faustina Bordoni.

Francesca Cuzzoni:
El público se dividió en dos: los partidarios de la Cuzzoni silbaban y pateaban a la Bordoni, y los de ésta no escatimaban en manifestarse contra la otra, a pesar de que ambas eran artistas de gran categoría.

Faustina Bordoni:
Un día, al final de la representación de la ópera Astianatte, de Giovanni Bononcini, con la que se cerraba la temporada, las dos mujeres, animadas por sus respectivos partidarios, empezaron a dirigirse insultos cada vez más graves hasta que se agarraron y cayeron al suelo dándose patadas y tirones de pelo. La princesa de Gales, que había asistido a la representación, se retiró sumamente disgustada de tan impropio comportamientos. El hecho de que hubiese terminado la temporada impidió que las autoridades tomasen cartas en el asunto para funciones sucesivas.

Me veo en la obligación de dejaros la historia de Puccini con su mujer, Elvira Bonturi. El pobre Puccini tenía una cruz con ésta. Estaba tan celosa de la (joven) criada que la cosa llegó a unos extremos...
Y así es como la cuenta él en una de sus cartas:


Elvira siguió persiguiendo a la pobre chica, impidiéndola que diese siquiera un paseo y contando historias sobre ella por todo el pueblo - a su madre, sus parientes, el cura y todo el mundo. Mis amigos y familiares y yo mismo le pedimos que lo dejara y se calmase, pero no escuchó a nadie. Hice las paces con ella y le pedí que se olvidara del pasado y se contentara con que la chica ya no estaba en la casa. Prometió que lo haría; pero esa misma tarde la encontré escondida, vestida con mi ropa, espiándome. No dije nada y al día siguiente me fui a Roma.

Se suponía que Elvira iría a Milán; en cambio, se quedó tres días más en Torre, hizo y dijo todo lo que pudo a su madre, repitiéndole que su hija era una ... y que solíamos vernos al atardecer. Le dijo a uno de los tíos de Doria que su propia nieta solía llevar y traernos cartas; se encontró a Doria en la calle y la insultó públicamente delante de más gente. Su hermano me escribió enfurecido diciéndome que le gustaría matarme porque era el amante de su hermana y que mi mujer también lo había dicho. En una palabra, la pobre Doria, enfrentada a un infierno en su propia casa y a la deshonra fuera, y con los insultos de Doria resonando aún en sus oídos, en un momento de desesperación, ingirió tres pastillas de sublimado corrosivo y murió después de cinco días de agonía atroz.

Puedes imaginar lo que ocurrió en Torre; Elvira se marchó a Milán al día siguiente del envenenamiento. Todo el mundo estaba en mi contra, pero más aún en contra de Elvira. Se llevó a cabo un examen médico por orden de la autoridad en presencia de testigos y se halló que era virgen y la opinión pública se volvió totalmente en contra de Elvira. Hay otros detalles dolorosos que voy a omitir.

La situación ahora es que puedo volver a Torre y volveré. Pero la familia de Doria va a emprender acciones contra Elvira por difamación. Estamos estudiando si podemos detenerlo, pero no estoy participando directamente en las negociaciones. En cualquier caso, Elvira nunca podrá volver a Torre... O la lincharían.

He pasado los días más trágicos de mi vida. Ahora estoy mejor, pero siento mucha rabia al pensar en todas las barbaridades cometidas.

Adiós, querida. Me acuerdo mucho de ti. Si me marcho, te enviaré un telegrama.
(Fuente: http://giacomopucciniatravesdesuscartas.blogspot.com/2009/09/he-pasado-los-dias-mas-tragicos-de-mi.html)

Boudicca
Padawan
Padawan

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 01/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Lieders y mélodies

Mensaje  Der blaue Engel el Dom 28 Ago 2011, 11:58

Hola. Veo que nadie entra por aquí desde hace tiempo. Yo me dedico a comprar clásica, casi compulsivamente, desde hace… cincuenta años. Empiezo ya a ser viejecito. Aunque técnicamente no entiendo gran cosa, me siento obligado a colaborar, o por lo menos a intentarlo.

No soy nada aficionado a la ópera. Sospecho que muchos se limitan a las arias famosas y rara vez las oyen enteras. Yo me dediqué directamente a las canciones, eso que los alemanes llaman lieders y los franceses mélodies. Me he percatado de que las más frecuentadas por los cantantes son precisamente las más melódicas, las que tiene las melodías más bonitas o inspiradas. De algunas de Schubert, fácilmente puedo tener diez versiones. De hecho, las busco, porque me gusta compararlas.

Preguntaba uno de vosotros si los Beatles son clásica. No lo son, por supuesto… pero es cierto que algunas obras de pop y hasta de jazz se acercan a la clásica… y viceversa. Muchos compositores recopilaron música popular o, como Beethoven y Haydn, se ganaban un sobresueldo transcribiendo canciones irlandesas y escocesas, entonces de moda. Podemos preguntarnos si la riqueza melódica del folclore anglosajón habrá tenido algo que ver con el éxito del pop inglés, los Beatles por ejemplo, y con el country; pero yo no tengo conocimientos como para profundizar en ello.

Otra cosa que he de confesar es que no entiendo nada de técnica vocal, sólo lo suficiente para detectar si alguien desafina o tiene problemas de homogeneidad de la voz, etc. Contrariamente, lo que siempre me ha atraído es la expresividad y la musicalidad, o sea la capacidad para transmitir tanto la emoción que contienen conjuntamente las palabras y la música, como el sentido de esta última. En definitiva, lo que tantas veces consigue Virginia. No es tan raro que yo esté aquí.

Comenzaré comentando un disco que compré hace tres días y que me ha parecido extraordinario. Pero mejor abro otra página…

Der blaue Engel
Jazzmaníaco
Jazzmaníaco

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 27/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Es tráumte mir, una canción de Brahms

Mensaje  Der blaue Engel el Dom 28 Ago 2011, 12:00

Hace tres días me compré otro disco de canciones de Brahms. El primero lo compré pongamos hace cuarenta años, así que las que más me gustaban la he oído “toda la vida” y en diferentes versiones.

Éste forma parte de una nueva integral de canciones de las que se monta el pianista Graham Johnson utilizando diferentes cantantes. Esta vez le toca a Brahms y el segundo disco lo canta Christine Schäfer, que ya utilizó con Schubert y Schumann… donde yo la descubrí. Esta chica, por lo que leí en alguna crónica de Salzburgo, se ha hecho justamente famosa… pero es que en este disco, grabado el año pasado, me ha puesto el vello de punta (como vosotros decís) en la mitad de las canciones (como hay 33, es mucho) y consigue las mejores versiones (perdón, las que más me han gustado, que todo eso de los gustos es subjetivo) de tres de mis favoritas, esas que oigo de toda la vida.

Os pongo una y juzgáis. Va de sueños… ese tema tan querido por Virginia y del que hay unas cuantas canciones clásicas inolvidables. Ya las buscaré. Ésta lo es. Se llama “Es träumte mir”. No sé nada de alemán, pero comparando las traducciones al inglés, francés e italiano y por el sentido que imagino de las palabras en alemán, ya veo que una traducción literal (que es la más adecuada para seguir una canción) es imposible. He procurado que, por lo menos, coincida el sentido de cada verso.

Es träumte mir,
HE TENIDO UN SUEÑO
Ich sei dir teuer;
EN EL QUE ME QUERÍAS
Doch zu erwachen
PERO DESPERTARME
Bedurft ich kaum.
APENAS NECESITABA
Denn schon im Traume
PUES YA EN EL SUEÑO
Bereits empfand ich,
HABIA COMPRENDIDO
Es sei ein Traum.
QUE ERA SOLO UN SUEÑO
(interludio)
…schon im Traume
…YA EN EL SUEÑO
Bereits empfand ich,
HABIA COMPRENDIDO
Es sei ein Traum.
QUE ERA SOLO UN SUEÑO


http://www.goear.com/listen/c34700f/es-traumte-mir-brahms

Bueno, fijaros como canta Christine, en las sucesivas repeticiones, ese último verso: Es sei ein Traum: era sólo un sueño; haced abstracción de la técnica de una magnífica soprano y de la inspiración y sabiduría del compositor en una de sus mejores canciones y… comprenderéis que lo que queda es eso que tantas veces hemos dicho de Virginia: que transmite…



Der blaue Engel
Jazzmaníaco
Jazzmaníaco

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 27/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Après un rêve, de Fauré

Mensaje  Der blaue Engel el Dom 28 Ago 2011, 18:06

Otra canción sobre sueños, que prácticamente dice lo mismo que la de Brahms. “Aprés un rêve” de Gabriel Fauré

Yo tengo una predilección sospechosamente erótica por la voz femenina, pero esta canción de Fauré me parece insuperable en la voz de Gerard Souzay. Dicen que cuando grabó esta integral con Elly Ameling, su voz ya no estaba en su mejor momento. Quizás, pero yo no lo noto. Las canciones de Fauré no exigen mucho técnicamente y como interprete debía estar en su mejor momento. Además, el tono sombrío de esta canción me parece ya inseparable de su voz (pero si tenéis curiosidad, tengo más versiones; esta canción es de las famosas que todo el mundo canta)

APRÈS UN RÊVE.

Dans un sommeil que charmait ton image
je rêvais le bonheur, ardent mirage
Tes yeux étaient plus doux, ta voix pure et sonore,
tu rayonnais comme un ciel éclairé par l’aurore

Tu m’appelais et je quittais la terre
pour m’enfuir avec toi vers la lumière
Les cieux pour nous entr’ouvraient leurs nues,
splendeurs inconnues, lueurs divines entrevues.

Helas! helas!, triste réveil des songes,
je t’appelle. ô nuit, rends-moi tes mensonges;
reviens, reviens, radieuse,
reviens, ô nuit mystérieuse.

DESPUES DE UN SUEÑO..

En un sueño que recreaba tu imagen,
soñé la felicidad: ardiente espejismo.
Tus mirada era más dulce, tu voz pura y sonora,
resplandecías como el cielo iluminado por la aurora.

Tu me llamaste y yo dejé la tierra
para huir contigo hacia la luz.
Los cielos, para nosotros, entreabrían sus nubes,
esplendores desconocidos, fulgores divinos entrevistos

¡¡¡XDXD!!! Triste despertar de los sueños.
Yo te requiero, ¡oh, noche!, devuélveme tus mentiras.
Vuelve, vuelve, radiante.
Vuelve, ¡oh, noche misteriosa!

(ya me perdonareis el capricho de XDXD)

http://www.goear.com/listen.php?v=f5f1424

Fijaros en la fantástica habilidad de Fauré para acabar exactamente las canciones, sin repetir una sílaba, ni casi añadir una nota a la última palabra. Ese final “misterieuse” de la canción es genial.

Der blaue Engel
Jazzmaníaco
Jazzmaníaco

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 27/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Música clásica

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.