Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Country Music
por josefito Jue 17 Ago 2017, 10:21

» ¿QUÉ ESTÁS ESCUCHANDO AHORA?
por bluedream Vie 04 Ago 2017, 00:22

» concierto en el centro cultural Eduardo Úrculo (Madrid) 14/07/2017
por VictorS Sáb 29 Jul 2017, 20:42

» VIRGINIA FEATURING
por SEXYROBOT Mar 25 Jul 2017, 20:24

» Virginia Maestro en la red
por Encantada Lun 10 Jul 2017, 23:50


Cómic y Rock

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cómic y Rock

Mensaje  fedenieko el Jue 19 Jul 2012, 09:40

Aquí iré recopilando las entradas correspondientes a este libro:



Federico del Barrio

Publica su primer trabajo profesional en la revista francesa Pilote (Jardín, 1979), a través del guionista Ricardo Barreiro. Esta relación no tiene continuidad, pero le abre las puertas de las editoriales españolas de la época. Así comienza a colaborar en las revistas de Nueva Frontera, Tótem y Bumerang con historias cortas y poco después con Rambla (Los cavaliers di nocte, 1982-83) y Cimoc (Norma), con el guionista F. Perez Navarro en la serie Tierra S. A. (1982).
En Enero de 1984 aparece la mítica revista Madriz, y es uno de los primeros colaboradores con quien cuenta su director, Felipe Hernández Cava, para sus páginas. Allí empieza del Barrio a ser realmente un autor completo, con guiones de Elisa Gálvez y los suyos propios va desgranado una serie de historias cortas que representan una auténtica ruptura con muchas de las convenciones conocidas de la historieta, desde el mismo diseño de la página hasta una forma de contar desde la autenticidad personal muy poco vista hasta entonces. Esta colaboración dura hasta finales de 1987, en que cierra la revista.
Alguna de estas páginas se recopilan en el álbum: La Orilla (Ed. Sombras, 1985).
En 1987 comienza a publicar en la revista Alfoz, Las memorias de Amorós, con guiones de Hernández Cava y que se publica en álbum con el título Las memorias de Amorós: Firmado, Mister Foo en 1988 (Medios Revueltos).
En 1991 colabora en los libros Los derechos del niño (Ikusager) y Pop Español (Casset) con historias a color.
En este mismo año publica León Doderlín (Casset) con guiones propios y de Elisa Gálvez, personaje trasunto del propio autor, este álbum recupera páginas publicadas a lo largo de casi ocho años, primero en Madriz y después en Medios Revueltos.
En 1993 recibe el encargo de hacer la segunda parte de Lope de Aguirre, tras realizar la primera Enrique Breccia y es curioso, como apunta Hernández Cava, que es mas “Brecciana” la obra de Federico que la del propio Enrique, con un color magnífico, narrativo; para mi, una obra maestra de la historieta a la altura de las del propio Alberto Breccia.
En este mismo año 1993, Ikusager publica los otros tres títulos de Las Memorias de Amorós, siempre con guiones de Cava: La Luz de un siglo muerto, Las alas calmas y Ars profética, con cambios de estilo en cada uno de ellos, alguno cercano a los de grandes maestros americanos como Toth, Crane o Sieckles, otro alarde de virtuosismo para quien quiera verlo. Esta serie, deudora del viejo folletín, repasa parte de nuestro pasado histórico, desde la guerra de África hasta la guerra Civil.
En 1996 se edita en álbum El artefacto perverso (Planeta) que se publicó por entregas en la revista Top comics en 1994, de nuevo con guiones de Hernández Cava y que recibió el premio a la mejor obra española del año en el Saló del Comic de Barcelona de 1997. Este libro refleja la miseria moral de la posguerra española a la vez que homenajea a los autores de aquellos cuadernos de aventuras de los años 40 y 50.
En este mismo año publica en Francia el álbum Relations, que publicó en España Sins Entido con el título Relaciones, donde muestra su alma con un estilo demoledoramente simple y libre de adornos. Simple (De Ponent) es precisamente el título que recibe el álbum en España cuando lo edita Ponent en 1999, que viene a ser como una especie de profundización en el camino emprendido en Relaciones, pero con algunos toques biográficos.
Desde 1998 hasta el momento actual (2010), que aún continúa, forma equipo de nuevo con Cava con el nombre de Caín, para publicar diariamente en el periódico La Razón una viñeta, donde de nuevo hace gala Federico de su gusto por los cambios de registro, pues aunque mantiene el mismo espíritu, cada día el dibujo tiene un estilo gráfico distinto.
En 2007 se publica una recopilación de estos trabajos en un álbum así llamado: Caín (Nausicaa).
En 2010 se ha publicado la hasta el momento su última obra: El hombre de arena, con guión de Mai Prol, a base de ilustraciones en blanco y negro a toda página.
Interesado en muchas otras disciplinas además de la historieta y la ilustración, Federico del Barrio escribe también obras de teatro.

Fuente: http://deskartesmil.blogspot.com.es/2010/10/federico-del-barrio.html


Historia relativa a Los Secretos incluida en el libro Pop Español:



De una entrevista a Alvaro Urquijo, de Los Secretos:

"Cambio de planes", desde Madrid, pregunta cómo surgió la idea de la portada del disco homenaje "A tu lado", y si es el mismo dibujo que llevaba Enrique en su guitarra en el videoclip de "Pero tu lado".
Si, es un dibujante de cómics. Creo que es conocida la afición que tenía mi hermano Enrique por los cómics. Un coleccionista puro. Porque no era sólo por coleccionar, sino porque le encantaban. Y a mí también, pero vamos, él los compraba, yo los leía. Todo venía por ahí. Conocía a Federico del Barrio, que es un dibujante. Le llamamos. Enrique le propuso hacer una portada. El dibujo que iba en la portada o contraportada, porque no se sabía muy bien cuál era la contraportada del disco "Adiós Tristeza". Mi hermano Enrique siempre había tenido la idea de hacer un disco con dos portadas -porque eran LPs de vinilo todavía-. El último disco que iba a editarse en vinilo era "Dos caras distintas". Así que hicimos dos portadas distintas pero al final ya no fue vinilo, sólo CD. Nos quedamos con las ganas de hacer un disco con dos portadas. Y el que dibujó la contraportada de "Adiós tristeza", a Enrique le gustaba mucho, y con esos motivos de dibujos se cogió para el "A tu lado". Enrique tenía también sus dibujos encuadernados también… Para otro trabajo se cogieron, -algún single o algo así- también dibujos de Federico del Barrio.


Portadas de los discos de Los Secretos:

Continuará, 1987


Adiós tristeza, 1991


A tu lado, 2000


Portada del disco de Alarma!!!: En el lado oscuro, 1985



_________________
avatar
fedenieko
Admin
Admin

Mensajes : 3345
Fecha de inscripción : 24/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómic y Rock

Mensaje  fedenieko el Sáb 21 Jul 2012, 16:48

Víctor Aparicio

Víctor Aparicio, hoy más conocido como Víctor Coyote, es un artista polifacético o multigenérico. Historietista, músico, pintor, escultor, diseñador gráfico, vídeo creador y últimamente escritor (también piragüista). Con un mundo particular, sus creaciones se entrecruzan formando así una obra compacta y coherente. Sus cómics parecen canciones, sus canciones tebeos, sus cuadros enormes viñetas. Toda su obra está cuajada de latinidad y es un abanderado de la supresión de fronteras y prejuicios.
Fuente: http://elblogdelrincondetaula.blogspot.com.es/2006/10/vctor-aparicio-abundancia-dibujante-de.html

Víctor Coyote comenzó su carrera musical en 1981, de forma adyacente a la ‘movida madrileña’. Adyacente porque, a pesar de coincidir en fechas y lugares con sus principales protagonistas, él mantuvo claras diferencias con respecto a ellos. Musicalmente, el punto de partida de su grupo, los Coyotes, era el Rockabilly, del cual Víctor es aún un entusiasta. Pero a diferencia de sus colegas -españoles o extranjeros- su líder pronto se percató de lo absurdo que era poner puertas al campo, por lo que comenzó a bastardear su rock chulesco con influencias tales como el Calipso, la New Wave más intelectual, la Rumba -catalana o no- o el Funky más avanzado de la época, logrando ganarse un buen número de fieles y exigentes seguidores.
Así, Coyote, entre mediados y finales de los ochenta, perpetró una serie de discos sanamente inclasificables, frescos, intensos y bailables, como “De color de rosa” o “Las calientes noches del barrio”, muestras palpables y empíricas de sus exploraciones en los terrenos de la música ‘caliente’ antes de que David Byrne o Santiago Auserón siquiera anotaran las posibilidades de la fusión de la misma con el pop y el rock.
Consciente de que había venido al mundo a hacer lo que realmente debía, quería y tenía que hacer, Víctor sometió su carrera musical a una serie de cambios llenos de valentía. Cambios que hoy pueden parecer lógicos con el fin de mantener viva la emoción de una obra sin casarse con nadie ni venderse por nada, pero que en su día no fueron bien comprendidos por un público mayoritario corto de miras y acostumbrado a obviedades. Todo ello no pudo evitar que el Coyote se viera transformado en un sex symbol temperamental, lleno de una enorme e hiriente ironía hacia sí mismo y hacia los demás, que lanzaba una mirada genuinamente posmoderna sobre el ‘rollo hispano’.
Víctor Aparicio desarrolló, paralela a su carrera musical, otra de diseñador y pintor, rama profesional en la que se ha mostrado igualmente versátil, coherente y prolífico. Mención aparte merece su labor como letrista, la cual le descubre como un agudo observador, detrás de cuyo caparazón colorista y falsamente arrogante se nos revela un hombre de densas reflexiones, escéptico pero tierno, y con un sentido del humor inagotable que sólo unos pocos han logrado apreciar.
Todo esto ha permitido a Víctor Coyote editar sus últimos discos libre de las presiones del mercantilismo de la industria musical, lo cual le ha llevado en los noventa tanto a enriquecer su discurso con músicos y sones genuinamente brasileños en “Lo Bueno, dentro” (1995) como a dejarse seducir por la vanguardia más radical, electrónica y ruidista del pop en “Lucha de migajas” (2000).
En “¿A qué viene ahora silbar?”, ha tomado más que nunca el control de sus canciones, limando aristas innecesarias y eliminando embellecimientos estériles.
Fuente: http://dieterwiggert.wordpress.com/2007/07/10/victor-abundancia-los-coyotes/

Esta historieta apareció en la revista MADRIZ, publicada por la Concejalía de la Juventud del Ayuntamiento de Madrid en 1985:


Portada del disco de Rey Lui: Velocidad (1990)


Portada del disco de Alaska y Dinarama: Fan fatal (1989)


Portada del disco de Alphaville: Catástrofes del corazón (1995)




_________________
avatar
fedenieko
Admin
Admin

Mensajes : 3345
Fecha de inscripción : 24/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómic y Rock

Mensaje  fedenieko el Vie 03 Ago 2012, 12:18

Carpanta

En 1947 los hermanos Bruguera tuvieron el acierto de volver a abrir el semanario Pulgarcito, que con un aire renovado no tardaría en volver a convertirse, como ya lo fuera antaño, en una de las publicaciones estrella de la editorial.
Probablemente podría afirmarse -sin temor a caer en la exageración-, que 1947 fue, por tanto, un año irrepetible para la empresa, porque en dicha fecha se originó algo que mucho después pasaría a conocerse como "la escuela Bruguera". En ese mismo año, y siempre para las páginas de Pulgarcito, José Peñarroya crea a Don Pío, Guillermo Cifré a El réporter Tribulete, Juan García Iranzo a La familia Pepe, y Eugenio Giner y Rafael González Ledesma a El inspector Dan. Sin duda una auténtica colección de aciertos, pero no serían los únicos, ya que otro de los encargados de colaborar en la mítica revista fue José Escobar Saliente (imagen superior), un talentoso artista barcelonés que hasta aquel entonces sólo había ilustrado algunos cuentos infantiles para la empresa, si bien ya contaba con una dilatada experiencia como caricaturista y animador en otras compañías de la competencia.
Así, entre 1947 y 1948 Escobar crea (también para Pulgarcito) a sus personajes más recordados, primero al eterno hambriento Carpanta, un trotamundos impenitente (simbolo de las penurias de la posguerra) que se vale de mil y una argucias para tratar de llenar su estómago (aunque casi siempre con escaso éxito), y sólo unos meses después a los terribles gemelos Zipi y Zape, convirtiéndose sin duda estos últimos en su obra cumbre.
Para su primera creación importante, Carpanta, Escobar dibujó a un hombre bajito, de edad indefinida; en su rostro destacaba la nariz prominente característica de los personajes cómicos de Bruguera y una barba que recordaba un poco a la de Mario Moreno "Cantinflas". En la primera historieta de él que se conoce, 13 en la mesa (1947), su atuendo era más bien propio de un mendigo, pero pronto Escobar le adjudicó su indumentaria característica: camiseta a rayas, cuello alto (hasta taparle la boca), pajarita y la cabeza cubierta con un sombrero canotier. Vivía bajo un puente, sin familia y sin oficio, excepto el de ingeniárselas para comer, aunque en más de una ocasión podemos ver en sus aventuras intentos desesperados de conseguir dinero en trabajos como reportero, soplón (en una fábrica de botellas) o buscando el tesoro oculto de un castillo en ruinas.
El otro personaje importante de la serie es el orondo Protasio, amigo del protagonista, que no suele tener problemas para saciar su apetito. Otro compañero menos conocido de Carpanta fue el perro Manduca. En varios episodios también aparece en la serie su creador, Escobar, autocaricaturizado.
En el caso de Carpanta no puede decirse que fuera un título precisamente simpático entre las jerarquias del régimen franquista. Ello era debido a la mala propaganda que suponía un personaje que no podía comer nunca. De hecho, algunos años después la censura estuvo a punto de cancelar la serie, aduciendo que "en la España de Franco nadie pasa hambre". Pero al igual que el resto de los personajes de Bruguera, Carpanta también iría dulcificando su perfil temático y disminuyendo la carga crítica de sus peripecias en la misma medida que se infantilizaba, modificaciones introducidas por Escobar para eludir posibles problemas con la referida censura (por eso el personaje a menudo dice que tiene "apetito", en vez de "hambre"). Alguna efectividad habrá que suponerle a tales modificaciones, porque la serie se prolongaría con notable éxito durante décadas. De hecho, su popularidad sería tan grande durante los años cuarenta y cincuenta que algunos lectores llegaron a enviar comida o dinero a la redacción de Pulgarcito para remediar el hambre de su desafortunado protagonista.

Fuente: http://themysticbubble.blogspot.com.es/2012/02/historia-de-bruguera-iv-carpanta-y-zipi.html

Primera historieta de Carpanta publicada en la revista Pulgarcito núm. 4 en 1947:



_________________
avatar
fedenieko
Admin
Admin

Mensajes : 3345
Fecha de inscripción : 24/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómic y Rock

Mensaje  fedenieko el Mar 07 Ago 2012, 09:46

El capitán Trueno

El Capitán Trueno es una historieta en formato cuadernillo de contenidos épicos muy característica de la España de los años cincuenta. Los créditos -cuando aparecen- vienen firmados por el guionista Víctor Mora (con el pseudónimo de V. Alcázar y otros) y por el dibujante Miguel Ambrosio Zaragoza (Ambrós). Desde los primeros tiempos de su creación, parece asumir -que no asume- todos los tópicos de un género de tan elevado aprecio popular. El nombre de su protagonista, su componente estólido, la jerarquía que impone a sus compañeros, de claro tinte paternalista, y la presencia de una dama con la que mantiene un amor casto y mendaz, que lejos de humanizar al héroe lo reafirma como estereotipo. En suma, hay una contrastada superioridad de lo masculino sobre lo femenino, y de la nobleza de los caciques sobre la incultura y patanía que derrochan las clases populares que ven en el líder un modelo de comportamiento a seguir.
La ambientación de un escenario, esencial en el desarrollo de cualquier historia heroica, queda por completo desdibujada en estas aventuras medievales, no sólo en el plano gráfico, sino también en el literario. Este hecho puede deberse aparte de la impericia de los narradores, a una estrechez de plazos de entrega motivados por una cadencia semanal que impide la precisa visualización geográfica. En la vertebración del relato se rinde un excesivo tributo al “continuará”, por otra parte típico de cualquier serial de todo país o época, que sirve para presionar a los compradores en la adquisición del siguiente cuadernillo. Los ciclos argumentales deben terminar antes del final de un ejemplar para rápidamente comenzar el siguiente y acabarlo en situación apurada. Como la acción es el centro y la coartada de las historias, los diálogos son escasos y donde se hacen necesarios resultan engolados y retóricos tanto en las escenas de (falso) amor, como en otro tipo de parlamentos religiosos o ideológicos, en consonancia con la casta dominante del país, y vigilados por una censura poco dada a concesiones y flexibilidades.
En El Capitán Trueno, la recalcada ausencia de factor tiempo y el encadenamiento de episodios más o menos independientes, no ligados por subtramas, incide en el cierre de las posibilidades de evolución de la historia por lo que la repetición de supuestos argumentales será una constante temida al poco tiempo de la apertura de una colección.
El equipo formado por Víctor Mora y Ambrós modifican el cerrado libro de estilo que cursa con los seriales de aventuras en la mayor parte de los primeros 175 cuadernillos de este serial. La reforma del canon trae como consecuencia la deriva hacia un relato más personal dotado de un cuerpo de mucho mayor contenido y sensiblemente mejor construido que bebe de influencias más veraces que las propuestas por los seriales de aventuras patrios. Las referencias irrefutables que aproximan el relato de Mora (y Ambrós) hacia una mayor cualificación son las historietas de la prensa sindicada estadounidense, más en concreto las de Milton Caniff (Terry y los piratas) y Hal Foster (Príncipe Valiente) que el autor conoce y admira.

Historia editorial de El Capitán Trueno.
Un enfoque simplificado de la trayectoria editorial de la obra, compleja en formatos, guionistas y dibujantes, podría venir representada en tres épocas distintas, correspondiendo dos de ellas a la producción de material original y una tercera a la reedición de productos de calidad ínfima que han contribuido a demonizar y dar contexto a la (cierta) leyenda negra de Bruguera.
La primera fase de producción de material original, principal e inicial, queda enmarcada entre 1956 y 1968, con la aparición del personaje en cuatro soportes editoriales. Cuadernillos de El Capitán Trueno en número de 618 (14-V-1956 a 12-VIII-1968), siendo sus dibujantes más cualificados Ambrós y Pardo. A los tres meses de iniciarse este formato aparece el héroe en dos páginas de la revista Pulgarcito, desde el día 13-VIII-1956 hasta el 1-I-1962, con un receso que ocupa la práctica totalidad de 1957, año en que no hace presencia en la revista. El 18-I-1960 surge un formato vertical con el nombre de El Capitán Trueno Extra, publicación que cae en manos de autores artesanales obligados a asumir el estilo Ambrós y que alcanza 427 ediciones hasta su cancelación el 18-III-1968. En estas tres conformaciones hay presencia de ediciones especiales llamadas extras y almanaques. La publicación de material original, en esta primera fase, culmina con la aparición de seis títulos en la colección Héroes, entre marzo de 1963 y marzo de 1966.
De 1968 a 1975 Bruguera da pie a su leyenda negra al sacar al mercado una especie de refrito titulado Trueno Color, de 297 números en total, que mezcla sin ningún reparo episodios de las ediciones anteriores, a excepción de la colección Héroes. Es una mezcla desordenada (sublimación de una primera colección espuria titulada Album Gigante) con supresión de episodios y viñetas completas, remontado y retocado de las mismas por concesiones a la censura, a lo que hay que sumar el añadido de color de calidad ínfima y unas portadas, que pese a la bondad de las pinturas de Bernal, no justifican una edición tan… injustificable. Las múltiples reediciones y retapados de este producto menor, hacen de él la colección más conocida del héroe de Mora.
Durante la década de los ochenta, y a consecuencia de un auge editorial de cómics en España, la obra retorna en dos diferentes modelos de renovación. Uno son las reediciones fieles de parte del material original, realizado la mayoría de las veces por editoriales piratas y a precios abusivos. Su reclamo comercial está basado en la evocación nostálgica que despierta el personaje en un sector adulto de la clientela que quiere recuperar sus tebeos de infancia, aun a precios astronómicos. Tebeos que por otra parte pasan de ser una “vil muestra” de la industria franquista a historias meritorias con las que aprendieron a soñar muchos jóvenes españoles. Aquella validación al alza trae como consecuencia la producción de nuevos relatos, publicados por otras editoriales además de por Bruguera y su continuadora Ediciones B. El personaje es básicamente el mismo con un remozado y pulido en sus actitudes más reaccionarias, incluida su postura ante el amor, lo que permite a los españoles hacer realidad el fetichismo soñado de ver la cara oculta de la luna, la integridad dorsal de una Sigrid maciza y sensual. Pese a los intentos de Víctor Mora por mantener en un plano de actualidad a su antigua creación, pese a los espectaculares dibujos de algunos de sus nuevos dibujantes (en especial los de John Burns) y pese a la desnudez de Sigrid, estas historias tan sólo traen un valor coyuntural en la biografía editorial del personaje, y su breve estela se disipa en los inicios de la década de los noventa. Aparte, en mayo de 1982, en la enciclopédica Historia de los Comics de Toutain Editor, aflora una curiosa aventura de El Capitán Trueno obra de Mora y Ambrós, de componente testamentario, que de una manera metafórica narra la caída de la censura y la liberación del personaje en todas sus manifestaciones. Una escena brilla especialmente: Sigrid, desnuda y en el lecho conyugal, pide más lances amatorios a un Capitán Trueno sumido en un estupor cómplice y refractario.

Conclusiones.
Atribuirle a Víctor Mora la paternidad global de una obra como El Capitán Trueno, puede que sea hacerle un flaco homenaje. En los créditos figuran además otros guionistas, y más de veinte dibujantes. Lo que a todas luces queda claro es que hay dos tipos de Capitán Trueno, parcial a las épocas de realización. Aquel que significa una buena obra, a veces extraordinaria, y siempre guionizado por Víctor Mora, y un segundo tipo, de autoría editorial, que merece menos comentarios. A lo largo del estudio, y por respeto al significado de esta obra, solo se comenta aquel que trasciende al tiempo, capaz de dejar una impronta en la memoria de sus millones de lectores. Es, junto a Mortadelo y Filemón, la obra más conocida del tebeo español, y la más vendida.
Uno de los mayores méritos de Víctor Mora reside en la capacidad de resistencia que tuvo que derrochar para trabajar en una editorial como Bruguera, haciendo suyo el aforismo que reza que aguantar es ganar. Su victoria se ratifica en su obra final, El Corsario de Hierro, triunfo casi absoluto de su narrativa sobre imposiciones editoriales, triunfo que ya venía asomando en los mejores momentos de El Capitán Trueno, aquellos en los que Ambrós daba forma a su concepto épico.
A partir de 1960, Mora abrió caminos a su trabajo escribiendo guiones para la agencia Selecciones Ilustradas de José Toutain, por lo que su obra se hizo adulta y habló en varias lenguas al destinarla a magacines franceses como Charlie y Pilote (Sunday, Felina, Ángeles de Acero, Las crónicas del Sin Nombre…) Pero eso es otra historia, para otro trabajo y otro momento. El modesto objetivo de estas líneas es el de agradecerle a este gran narrador el tiempo que pasó haciendo felices a muchos españolitos, en una época que culturalmente se caracterizó por el inmenso aburrimiento que la casta dominante reservaba para la población, incluida la infantil.

Fuente: http://www.tebeosfera.com/1/Documento/Articulo/Guionistas/Mora/Victor.htm

Portada del primer cuadernillo de El capitán Trueno de 1956


Primera aparición en la revista Pulgarcito núm. 1388 en 1957



_________________
avatar
fedenieko
Admin
Admin

Mensajes : 3345
Fecha de inscripción : 24/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómic y Rock

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.